copas menstruales
Las copas menstruales son la opción más económica y segura para las mujeres

Como mujer, sabes que la menstruación es un periodo en el que quieres estar tranquila y limpia. Usar una copa menstrual te puede reportar una serie de ventajas: mayor comodidad, seguridad e higiene, entre otras cosas.

Te mostramos cómo cambiará tu vida cuando tengas tu copa ideal.

Primero, qué son las copas menstruales

Todavía nos encontramos a muchas mujeres que no saben qué es y para qué sirve la copa menstrual. Si eres una de ellas, aquí te ponemos al día:

Son unos vasos de silicona médica que puedes utilizar en lugar de los tampones, compresas, salvaslip’s o toallas higiénicas y demás apósitos típicos del periodo femenino. Lo introduces en la vagina, igual que un tampón o un diafragma anticonceptivo y, una vez colocado, este recipiente va recogiendo todo el flujo que tu cuerpo va generando. Sin pérdidas, sin olores, sin manchas.

Vas a poder utilizarla hasta doce horas seguidas, incluso mientras duermes. Su uso es independiente de la actividad que realices, pues se adapta completamente al interior de tu cuerpo. Una vez pasado ese tiempo (o el adecuado a la cantidad de flujo menstrual de tu cuerpo), te la sacas, la vacías, la limpias y esterilizas y ¡ya está lista para usarla de nuevo! Esto quiere decir que puedes darle multitud de usos, ya que no es desechable.

menstruacion
Tu menstruación te pide un sistema respetuoso con el cuerpo

Las mejores copas menstruales: marcas y tipos ¿cuál elegir?

Existen numerosas copas para la regla fabricadas en todo el mundo, de muchas marcas y modelos.

¿Cuál es la mejor para ti? Todo depende de que cumpla con nuestras necesidades y para ello, en copasmenstruales.net te mostramos las mejores marcas.

Cómo se colocan las copas menstruales

Si es la primera vez que las pruebas puede ser un poco intimidante pero verás que con algo de práctica es fácil.

Cómo se colocan las copas menstruales
Pasos para colocarte las copas menstruales
  1. Es importante que elijas un momento tranquilo y que estés relajada si es la primera vez que usas una copa menstrual. Puedes realizar una “prueba en seco” y experimentar antes del período. Aunque no sabrás si te la has colocado bien hasta que tengas el periodo.
  2. Tómate un tiempo para conocer tu cuerpo y encontrar una postura cómoda.  Puedes ponértela de cuclillas o sentada, pero algunas mujeres están más cómodas elevando una pierna sobre la bañera, por ejemplo. Intenta varias posiciones y descubre con cuál estás más conforme.
  3. Lava tus manos, dobla la copa (hay varios métodos) e introdúcela en la vagina creando un vacío. Si tuvieras dificultades, intenta con una doblez diferente.
  4. Comprueba que está bien insertada. Para ello, fíjate en la parte de abajo: No debe estar doblada o girada. Haz pasar un dedo por borde de la copa una vez dentro e intenta hacerla girar. Si te resulta incómoda probablemente está mal colocada. Recuerda que no llega tan lejos como un tampón sino que se asienta justo a la entrada de la vagina.
  5. Debes retirarla al cabo de 8 ó 12 horas.  Dada su capacidad, estará llena pero no va a rebosar, tranquila. Para extraerla, presiona con el dedo el borde para sacar el aire y retirar el vacío y luego tira con cuidado del asa.
  6. Vacía el contenido en el wc y límpiala con agua en el lavabo. Cuando termines con tu menstruación debes esterilizarla. Puedes encontrar copas con esterilizador o pastillas esterilizadoras en la tienda online de copasmenstruales.net .

¿Qué ventajas y desventajas tiene la copa vaginal? Pros y contras

Además de las ya citadas, vas a encontrar otras muchas ventajas. Te las explicamos:

Económicas: Cuánto dura tu copa menstrual

tampon y copa menstrual
La copa menstrual es más barata que los métodos desechables

Cada copa puede durarte muchos años, así que no tendrás que estar comprándolas continuamente como ocurre con apósitos, compresas o tampones. A la larga, acabas disfrutando de un buen ahorro de dinero.

La vida de estos vasos menstruales dependerá de su cuidado, pero aproximadamente durará unos 10 años (puede que más), por lo que aunque el desembolso inicial es más alto, se amortiza muy rápidamente. En unos 5 ó 6 meses recuperarías el dinero gastado en compresas o tampones.

Si quieres saber cuánto cuestan las copas menstruales, debes saber que su precio en España está entre 13 y 30 euros. Son baratas si te pones a calcular. Y si a eso le sumas las ofertas que encuentras de vez en cuando en tiendas como Amazon, la compra-venta es muy sensata.

De momento, un contra a tener en cuenta: No se encuentran fácilmente en tiendas físicas y supermercados. Esto podría ser una desventaja para elegirlas, aunque hoy en día puedes comprar una copa menstrual online o en farmacias sin problemas. La venta de copas certificadas está asegurada.

Salud: Previenen algunas enfermedades

A diferencia de un tampón que absorbe la sangre junto con las secreciones naturales de la vagina, las copas menstruales simplemente retienen los fluidos hasta que los retires. Esto quiere decir que:

  • No resecan la vagina
  • No están relacionadas con SST (Síndrome de shock tóxico)
  • Previenen la candidiasis vaginal (que tienen relación con la humedad generada por las compresas), la cistitis y los hongos.
  • Se nota menos olor que usando toallas higiénicas.

Ecológicas: Ayudan al medio ambiente

Te preocupe o no la ecología, debes saber que la compra de un embudo menstrual ayuda a reducir el impacto del ser humano sobre el planeta, pues al ser reutilizable disminuye la generación de residuos y basura. 

En este sentido va muy a favor de la filosofía o movimiento zero waste o “basura cero”, que promueve un consumo consciente y responsable, fomentando la reutilización de los materiales y evitando los productos de “usar y tirar”.

Además, si tienes interés en productos que no contengan ingredientes de origen animal o que no hayan sido testados en animales (cruelty free), debes saber que existen copas veganas como la FemmeCup o MoonCup Éstas además están registradas en  la Vegan Society.

Higiene: Siempre limpia

vasos vajinales son cómodas
Los vasos menstruales son el método más higiénico y saludable

La copa menstrual te ofrece una tranquilidad de hasta 12 horas (dependiendo del flujo puedes querer vaciarla antes). Estarás tranquila y limpia durante todo el día y la noche.

Al quedar completamente en el interior de la vagina, haciendo un vacío, recoge todo el flujo sin escapes.

Usar un cono menstrual es sencillo pero requiere de cierta práctica. Para no tener pérdidas de sangre y estar siempre limpia, una vez que conozcas tu cuerpo y encuentres la “copita menstrual ideal”, notarás que se siente más suave e higiénica que cualquier otro método.

Además, existen una variedad de estilos y formas diferentes para satisfacer tus preferencias y necesidades.

Autoconocimiento de la anatomía femenina

embudo menstrual
Los embudos menstruales son una gran elección si buscas algo diferente

Las copas menstruales son una buena alternativa para las mujeres a las que no les gusten los métodos “tradicionales”.

En general están socialmente mejor vistos los productos desechables pero eso no debe ser una desventaja si buscas algo mejor. Al final, la mujer moderna es la que se adapta a su entorno y a las necesidades de su propio cuerpo.

Las tazas menstruales ayudan a las mujeres de todas las edades a ponerse en contacto con sus propios cuerpos y a ver la menstruación como algo natural y positivo. Hay quien ve la regla como algo sucio, pero nada más lejos de la realidad. Y al fin y al cabo, el flujo menstrual es parte de nuestro propio cuerpo. No hay que escandalizarse ni dramatizar.

Evitar pérdidas con la copa menstrual. Consejos.

La mayoría de los problemas relacionados con fugas se deben a la mala colocación de la misma. Se trata de cogerle práctica ciclo tras ciclo. No te preocupes, le cogerás el truco.

Puede que hayas elegido una copa demasiado pequeña o demasiado grande. Esto sólo se puede saber tras el primer periodo.

Debes saber que todas las copas reutilizables tienen unos pequeños orificios de ventilación. Si dejas la copa más tiempo del recomendado puedes encontrar que se llena más allá de estos orificios podría causar fugas.

Copas menstruales y relaciones sexuales

Durante la penetración no es posible dejar la copa menstrual inserta, ya que se quedan muy abajo y la molestia estaría asegurada. Deberías extraerla antes.

Sin embargo, las copas no reutilizables como la SoftCup son flexibles y se adaptan al movimiento interno, por lo que no hay problema. Si estás buscando una copa para disfrutar del sexo, la SoftCup es tu copa ideal.

copa menstrual softcup

¡Ah! Pero si tus relaciones no incluyen coito, tranquila, puede usar cualquier tipo de copa y nadie se daría cuenta de que la llevas puesta.

¿Si eres virgen puedes usar copas menstruales?

La virginidad no es obstáculo para el uso de la copa menstrual.

Debes saber, eso sí, que como ocurre con los tampones, usar copa menstrual puede producir la rotura del himen. Si esto es un problema para ti, descarta usarla. Si no, elige en cualquier caso una copa pequeña.

Y un poco de historia de la copa menstrual. ¿Cuál es su origen?

¡Las copas menstruales no son una invención reciente!

El primer dispositivo similar a una copa menstrual se llamó “saco catamenial” y fue inventado en 1867 por Robertson Isaac W. Era una bolsa que se usaba internamente e iba sujeta con un cinturón. Esta idea nunca llegó a materializarse, pero sentó las bases de posteriores inventos.

Leona W Chalmers es considerada como la inventora de la moderna “copa vaginal”. En 1936, ya tenía una apariencia similar a la copa actual  pero estaba fabricada en caucho y no era demasiado cómoda.

No tuvo demasiado éxito puesto que además en esa época existían muchos prejuicios sobre el cuerpo femenino y la higiene.  Y además, en esos años el doctor Earle Hass, introdujo en el mercado los primeros tampones a través de su compañía Tampax. La competencia fue aplastante.

En los siguientes años continuaron sacando algunas patentes, pero sin ningún éxito comercial.

No fue hasta 1986 cuando comenzó a despegar el invento. Lou Crawford y su copa “The Keeper” (fabricada en látex) contaron con el aval de estudios médicos. Estos estudios aseguraban no encontrar nada negativo en la comparación con los tampones y el Síndrome de Shock Tóxico.

En años siguientes surgieron numerosos modelos y diseños. La mejora del material, ahora de silicona médica quirúrgica, TPE (elastómeros termoplásticos) o plástico quirúrgico dieron un plus al incentivo de las ventas.